Conducir con lluvia: ¿qué es el aquaplaning?

Conducir con lluvia: ¿qué es el aquaplaning?

CONDUCIR CON LLUVIA.

¡Cuidado, aquaplaning!

Conducir con lluvia puede que sea uno de los escenarios más temidos a la hora de subirte a un vehículo. Cuando vas a viajar y miras el tiempo que va a hacer el día que vas a marchar, si ves que va a hacer mal tiempo, lo primero que decimos es ”esperemos que no nos coja la lluvia”.

No es para menos temer a este fenómeno meteorológico, ya que son muchos riesgos y peligros a los que estamos expuestos durante la conducción.  Algunos de los riesgos que podemos sufrir son:

  • Poca visibilidad
  • Estrés debido a la situación anterior
  • Riesgo de accidente por descontrol de otro vehículo
  • Poca estabilidad en carretera
  • Pérdida del 100% del control de nuestro vehículo
  • Ansiedad o claustrofobia en los casos más extremos en determinadas personas que no están acostumbrados/as a conducir con lluvia.
  • Aquaplaning.

Voy a centrar en hablar de Aquaplaning ya que es importante conocerlo y saber cómo intentar evitarlo o qué hacer en caso de sufrirlo.

AQUAPLANING

aquaplaning

El Aquaplaning es una de las situación de peligro más temidas por los conductores. Es un fenómeno producido por la acumulación de un líquido entre dos superficies. En este caso, seria por la acumulación de agua en la calzada. Esto hace que el conductor pierda el control de su vehículo; y una vez que lo estás sufriendo, no puedes evitarlo. Por ello, vamos a darte unos consejos para que intentes evitar el Aquaplaning; y si no puedes evitarlo, por lo menos que tengas las menos consecuencias.

En esta imagen que podéis observar a continuación, se puede ver con claridad por qué se produce el Aquaplaning.

aquaplaning

Basta una capa fina de agua para hacer flotar las ruedas del vehículo. Cuatro son los factores que influyen en este fenómeno:

  • Peso
  • Velocidad
  • Estado de los amortiguadores
  • Neumáticos

Cuanto más ligero sea el vehículo, más fácil es que flote. Al igual que cuanto menor sea la profundidad del dibujo del neumático y peor estado se encuentren los neumáticos, es más fácil empezar a flotar.

El aquaplaning surge cuando el dibujo de los neumáticos no es el suficiente para canalizar el agua que pisa. Por ello es tan importante llevar al día el estado de los neumáticos. A esto añadir además, que cuanto más ancha sea el neumático, más riesgo de aquaplaning.

Lamento  comunicar que mientras estamos sufriendo el aquaplaning, es prácticamente imposible controlarlo ya que el coche está volando, por ello, vamos a indicar consejos para intentar evitarlo:

  • Mantenimiento del coche: Neumáticos con un dibujo adecuado y amortiguadores en buen estado.
  • Presión de los neumáticos: Lo mejor es que los días de lluvia pongas la presión más alta recomendada por el fabricante.
  • Velocidad prudente: Mantén una velocidad moderada y lo más baja posible en todo momento. Aunque la lluvia haya parado, pueden existir charcos en la calzada.
  • Campo de visión: Mantén la vista hábil para evitar posibles problemas. Evita pasar por los charcos o reducir la velocidad antes de pasar por él para evitar hacer aquaplaning. No frenes cuando ya estás encima del charco.

En caso de no haber podido evitar el aquaplaning:

  • Pon el limpia parabrisas a la mayor velocidad posible.
  • Sujeta bien el volante con las dos manos y lo más recto posible. Al pisar el charco, nos frenará. Cuanto más profundo sea, mayor será la sensación. Evitar girar demasiado el volante ya que el coche podría pegar un bandazo.
  • Evita frenar y acelerar. Levanta el pie del acelerador para que el agua te frene de forma natural.
  • Prepárate ante un posible impacto. Como norma general el charco no durará demasiado. Si consideras que puede haber un impacto inevitable, pega la cabeza al reposacabezas, no sueltes el volante ni cierres los ojos para recuperar la visión a la mayor brevedad.
  • Mantén la calma.

Os dejamos un vídeo donde podréis ver de forma práctica qué es y cómo actuar pinchando AQUÍ

 

Deja un comentario

WhatsApp Envíanos un WhatsApp